Tras hacerse pública la renuncia de Morales a la presidencia del Estado Plurinacional de Bolivia, mandatarios del mundo se refirieron sobre la situación en el vecino país. Mientras el presidente argentino, Mauricio Macri, todavía no fijó posición oficial sobre la renuncia, el futuro representante del ejecutivo nacional, Alberto Fernandez, manifestó que el compromiso de la Argentina con la institucionalidad y contra cualquier forma de golpe de Estado en el continente debe ser total.

Por su parte, Lifschitz, pidió que los partidos democráticos de América Latina condenen lo ocurrido ya que nada justifica la ruptura del orden institucional y la violencia, a la par que habló de un golpe de Estado empujado por las Fuerzas Armadas bolivianas.

 

 

 

Fuente:SM