El Martirologio Romano menciona el hecho de que una vez curó a un leproso al besarle las heridas.

Fue elegido como Papa el 19 de octubre del 615, después de haber sido sacerdote por 40 años, y su pontificado duró únicamente tres años. Nació en Roma en un tiempo en que Italia estaba a merced de los lombardos y del Imperio Bizantino.

San Adeodato fue hijo de un subdiácono llamado Esteban. Desde joven ingresó para su formación al monasterio benedictino de Roma dedicado a San Erasmo.

En el siglo VII, Roma estaba siendo asolada por el desorden, guerras y una mortal epidemia de peste. Por si fuera poco, en agosto del año 618 la Ciudad Eterna fue víctima de un terremoto.

Ante las tragedias, Adeodato mantuvo la serenidad y se preocupó por ayudar y consolar a los damnificados, a los enfermos y a los leprosos. Se le atribuye la capacidad milagrosa de haber curado de la peste a muchas personas.

Murió santamente en noviembre del 618.

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: ACI Prensa