“La enfermedad coronaria es la principal causa de morbimortalidad, es decir de muerte y deterioro de la calidad de vida, tanto en países desarrollados como en el nuestro. En los hombres, el riesgo coronario aumenta a partir de los 40 años y en la mujer a partir de los 60, con un mayor aceleramiento de la enfermedad”, dijo Jorge Camiletti (MN 110356), presidente de la Federación Argentina de Cardiología (FAC).

Según un estudio reciente, el 33% de las personas que asiste a consultorios ambulatorios de cardiología padece angina de pecho, cuyo síntoma más frecuente es un dolor opresivo que puede parecer una indigestión.

Atención a los síntomas

“En la mujer suele manifestarse con falta de aire y no con opresión, mientras que en algunos casos también se puede sentir fatiga, dolor de hombros, brazos, cuello y espalda. Suele durar unos minutos y puede empeorar o variar su intensidad cuando se realiza actividad física”, alertó la FAC.

Por su parte Néstor Vita (MN 51098), ex titular de la FAC, señaló que la angina de pecho tiene un impacto negativo en la calidad de vida, ya que conduce a un riesgo tres veces mayor de discapacidad y cuatro veces mayor de depresión.

“En las formas avanzadas de angina de pecho, podríamos decir que se trata de una enfermedad incapacitante”, advirtió el profesional.

Con respecto al tratamiento, la FAC aconsejó incorporar hábitos saludables (no fumar, controlar el peso, la presión arterial y los niveles de colesterol en sangre, realizar actividad física, entre otros) y acudir al cardiólogo para “dar con la terapia adecuada”.

 

 

 

 

Fuente: TN Salud