El “lavado de cerebro” existe y se lleva a cabo cada noche, según los investigadores de la Universidad de Boston, que notaron cómo durante el sueño la sangre presente en el cerebro deja espacio al líquido cerebroespinal, una sustancia incolora que rodea el cerebro y la médula espinal, regulando la presencia de la sangre en el encéfalo.

La investigación, publicada en la revista Science, es la primera en señalar cómo este líquido del cerebro llega a pulsar durante el sueño. Estos movimientos, según los investigadores norteamericanos, están estrechamente vinculados con la actividad de las ondas cerebrales y del flujo sanguíneo.

“Sabemos desde hace un tiempo que existen estas ondas eléctricas de actividad en las neuronas. Pero antes de ahora no nos dábamos cuenta de que en realidad hay también ondas en el líquido cerebroespional”, dijo la coautora del estudio, Laura Lewis.

Según los investigadores, este trabajo podría llevar a toda una serie de nuevas intuiciones sobre una variedad de trastornos neurológicos y psicológicos que a menudo se asocian a disturbios del sueño, entre ellos el autismo y el Mal de Alzheimer.

 
 
 
 
 
 
 
Fuente: SM - ámbito