Aun así, los petroleros aseguran que los precios seguirán retrasados y prevén arrancar el 2020 con otro aumento.

De concretarse el aumento en diciembre, el gobierno de Mauricio Macri cerrará su gestión con el descongelamiento de los precios de los combustibles en el final de su gestión y aplica así las subas que se habían postergado durante el año para no trasladar a los surtidores las devaluaciones del peso.

Vale aclarar que la medida cumple con lo estipulado por la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip), que reguló la suba del ICL en enero, abril, julio y octubre de cada año a partir de la variación del Índice de Precios al Consumidor del Indec correspondiente al trimestre.