Se acordó este aumento para noviembre con idea de realizar otro ajuste en diciembre en el orden del 10% en principio, según pudo saber Ámbito.

Desde hace unos días las principales petroleras de la Argentina y el Gobierno negociaban adelantar un incremento en los precios de los combustibles antes del final de congelamiento. En esas charlas se barajaba una suba en orden del 6%.

Como señaló en su momento el presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (Cecha), Gabriel Bornoroni, el "retraso" en los precios alcanzaría al 20%, pero la idea que se conversó en esas reuniones con el Gobierno fue que el aumento no sea de golpe sino entre noviembre y enero. "En conversaciones con las petroleras nos han informado que sería escalonado y paulatino", dijo el presidente de la Cecha en declaraciones periodísticas.

 
 
 
 
 
Fuente: Ambito Financiero