ElLitoral 366367 700x420 fit

Los menores habrían sido engañados con la ilusión de dar un paseo en el país carioca. Allí fueron esclavizados al menos un día antes de llegar a su destino final. El Consulado argentino en Porto Alegre se mostró cauto ante la noticia.

 

La investigación por el atroz crimen de dos niños en un ritual satánico en Brasil, avanza a paso firme y todas las pistas conducen a que las víctimas son oriundas de la provincia de Corrientes. Habrían sido engañadas con la ilusión de dar un paseo por Brasil.
Un testigo clave de la causa aseguró que los pequeños salieron de Corrientes.
“Para quienes no tenían qué comer, el anuncio era un paraíso” fue unas de las frases que utilizó. “Fueron con la ilusión de dar un paseo por Brasil, con mucha comida y diversión” habría manifestado según lo informó el portal Jornal NH de Novo Hamburgo, el cual también consignó el posible itinerario por el cual pudieron atravesar las víctimas desde su captura hasta su sacrificio.
Es que los investigadores brasileños parecen tener la certidumbre de que los hermanos, un niño de entre 8 y 9 años y una niña de entre 10 y 12, son oriundos de Corrientes, donde fueron secuestrados o intercambiados por Jorge Adrián Alves, el hombre de nacionalidad argentina que aparece en el listado de implicados y que aún permanece en condición de prófugo.
Jornal NH consignó que el mismo testigo clave indicó que las víctimas provienen de un “lugar de Corrientes donde los nativos trabajan por 5, 10 o 15 reales por día, principalmente en actividades vinculadas a la pesca en el río Paraná o a la crianza de ganado”.
Sobre esas declaraciones se basan los investigadores brasileños para tener como pista firme nuestra provincia. El portal del vecino país señaló que los niños fueron engañados con el pretexto de dar un paseo por Brasil, tras lo cual fueron llevados hasta Novo Hamburgo, donde los esclavizaron al menos un día antes de ser transportados a Gravataí, otro municipio del estado de Río Grande Do Sul, ubicado a pocos kilómetros de Porto Alegre.
En contrapartida a estas revelaciones, el punto sobre el cual aún no se puede tener información cierta refiere a cuándo se habría llevado a cabo el traslado de los niños. Por eso, desde el país carioca se trazaron como estrategia revisar los pasos fronterizos que Alves pudo haber utilizado en el último año y medio.
Sobre Alves pesa una orden de prisión preventiva por 30 días a cumplimentarse desde el momento en el que sea capturado, pero desde diciembre no hay pistas sobre su paradero. 
Se sabe que el hombre vivió hasta principios de enero en el barrio Lomba Grande de Novo Hamburgo, donde en septiembre fueron hallados los cuerpos descuartizados y que aparentemente trabajaba para dos de los empresarios inmobiliarios que pagaron 25.000 reales para realizar el ritual satánico en el templo de Sivio “El Brujo” Fernandes Rodrígues, detenido desde diciembre.


 Fuente: ellitoral.com.ar


Su servidor no soporta flash players o javascripts, use por favor cualquiera de los siguientes links
Publi Horizonte Digital

Formulario de acceso