foto 0000000120181127155847

A casi cuarenta años de la Guerra en Malvinas, éstas manifiestan importantes cambios de tipo demográficos, culturales, económicos e infraestructurales.

Estas modificaciones se contextualizan en los procesos de globalización que posibilitaron comunicaciones más fluidas entre el Archipiélago y el resto del mundo y a una política británica más atenta con los isleños. Una vez pasado el conflicto, los isleños se encontraron beneficiados por medidas que tomó la corona británica, como ser la ciudadanía plena que les fue concedida. La guerra cambió para siempre la vida de los habitantes de las Malvinas. En cuanto a la economía, la actividad pesquera modificó las finanzas del archipiélago y lo convirtió en un territorio de altos ingresos, apuntaladas por el creciente turismo y una ganadería modernizada. El petróleo es aún una promesa.

La postal de Malvinas en años anteriores a la Guerra de 1982 mostraba un territorio con muy pocos habitantes, de suaves formas onduladas con predominio de sierras chatas y de escasa altura, de las cuales el punto más elevado apenas superaban los 700 metros. La actividad principal se focalizaba en la producción lanar. Cabe destacar que en los años 80 la población totalizaba la exigua cifra de 1.800 habitantes, alcanzando en la actualidad los 3.400 pobladores.

La pujanza del sector pesquero y turístico

Históricamente basada en la producción de lana de alta calidad, desde 1986 la economía de las Islas Malvinas se sustenta en gran medida en la industria pesquera que actualmente aporta entre el 50 y el 60% del PIB total anual. Desde mediados de la década de los años 80 el gobierno de las Islas entregó licencias de pesca de calamar que generaron más de 600 millones de dólares, importe que tuvo como destino distintas obras de infraestructura y la constitución de un fondo de reserva. La ex legisladora de las Islas Phyl Rendell sostenía hace tres años que “cuando uno mira a la ciudad casi todo los que vemos ha sido construido con lo que podemos llamar los fondos generados por la pesca y el calamar”.

El sector turístico ha experimentado un rápido crecimiento en los últimos 15 años con un ingreso anual de aproximadamente 60.000 turistas a través de la llegada de cruceros y otros 1600 turistas a través de vuelos, denominados localmente “turistas terrestres”, aportando 5 millones de dólares al PIB anual. La temporada alta se produce, por una cuestión climática, entre octubre y marzo en coincidencia con la mayor llegada de cruceros. En estos meses muchos residentes se vuelcan al turismo como guías e intérpretes, a quienes se suman extranjeros que llegan como trabajadores temporarios.

En cuanto a la actividad hidrocarburífera, en 1995 el gobierno de las Islas emitió las primeras licencias para la explotación en aguas adyacentes del archipiélago. El primer descubrimiento comercial de petróleo se realizó en mayo de 2010.

El desarrollo de la actividad agrícola y la modernización de la ganadería

En cuanto a la ganadería se implementan desde inicios de la década de 1990 programas de mejoramiento genético y de pastos para desarrollar y apoyar razas ovinas de doble propósito (lana y carne), reducir el diámetro de la fibra de lana (micras) y aumentar la productividad mediante el aumento de las tasas reproductivas y la disminución de la mortalidad. En la actualidad se exporta cordero a varios países del mundo y se abaste a su mercado interno con productos de carne de res.

La agricultura, en gran parte orgánica, continua siendo un empleador importante ya que ocupa de manera directa a 210 personas y contribuye con 4 millones de dólares al PIB anual. Tim Miller es productor y titular del complejo Stanley Growers Ltd ubicado al este de la capital de las Islas. La empresa inicia sus actividades en el año 1987 en terrenos del gobierno de las Islas con un leasing a largo plazo. Con la aplicación de innovaciones tecnológicas, la producción posibilita el abastecimiento de alimentos frescos para la población.Posee invernáculos hidropónicos calefaccionados y más de 40 tubos de polietileno. Los clientes de la empresa son los puestos de venta locales, restoranes, alojamientos, cruceros y barcos científicos a los que proveen de verduras y frutas frescas.

El significativo PBI de Malvinas y los elevados salarios

El desarrollo de las actividades mencionadas aportan a las Islas a consolidar un voluminoso Producto Interno Bruto que en la actualidad es de aproximadamente 130 millones de dólares. Esta situación le permite independencia económica con excepción del presupuesto de seguridad externa que está a cargo de Gran Bretaña.

Según un Censo realizado en el año 2016 en las Islas, los ingresos promedio de las personas empleadas se ubican en los 2.860 dólares mensuales; de las cuales un cuarto perciben ingresos mensuales inferiores a los 1.600 dólares, un 34% entre los 1.600 y los 2.700 dólares, otro cuarto entre los 2.700 y los 4.300 dólares y un 16% ingresos también mensuales superiores a esta última cifra. Al poner el foco en el tipo de actividad, se destacan aquellas que involucran a los profesionales, investigadores, técnicos y a las personas que se encuentran empleadas en el sector de la pesca, la electricidad, agua y gas ya que perciben ingresos promedios mensuales de 4.300 dólares.

 

 

 

 

 

Fuente: El Litoral


Su servidor no soporta flash players o javascripts, use por favor cualquiera de los siguientes links
Publi Horizonte Digital

Formulario de acceso