0037108327

El endurecimiento del cepo cambiario perjudica al sector. Creen que el nuevo presidente podría tomar medidas en torno a los créditos hipotecarios que reactiven la compra-venta de inmuebles.

 

El mercado de real estate cierra uno de los peores años de su historia. El lunes, tras las elecciones los brokers amanecieron preocupados por el nuevo escenario que instaló el Banco Central tras el endurecimiento del control de cambios que establece un límite de hasta u$s200 por mes. Y en un contexto complejo el cambio de gobierno significa para muchos el fin de la incertidumbre y una esperanza ante la posibilidad de nuevas medidas.

Según los datos del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires las escrituras en septiembre finalizaron otra vez a la baja. En total se efectuaron 2.871 actos de compra venta, lo que representó una caída del 19% respecto de 2018 y un 2,7% respecto del mes anterior y el panorama para los meses que vienen no es muy alentador. “De acá a diciembre no vamos a encontrar grandes cambios, seguiremos con una demanda baja y la oferta seguirá especulando a la espera de contraofertas para analizar”, sostuvo Francisco Altgelt, vicepresidente de Altgelt Negocios.

Los agentes inmobiliarios describen el presente del sector como uno de los peores años de la historia. “El 2019 ya venía siendo un año difícil para el mercado, con una cantidad de escrituras similar a la época del cepo cambiario. Y el resultado de las PASO complicó más la situación y paralizó el mercado durante más de 60 días”, describió Altgelt. “El fin de semana se dieron dos hechos importantes: se eligió un nuevo presidente y se intensificó el cepo cambiario. La lectura positiva es que se acabó la incertidumbre política. La negativa es que seguirá la incertidumbre en lo económico y que se endureció el cepo”, concluyó Altgelt.

De cepo light a poderoso

Las cámaras y colegios inmobiliarios durante todo el mes de septiembre se reunieron con las autoridades del Banco Central y el Ministerio de Hacienda para definir alternativas para aquellas personas que quieran adquirir dólares para volcar al ladrillo a pesar del control de cambio que hasta el viernes tenía un tope en las compras de u$s10.000 por mes. Si bien, el BCRA autorizó extender el límite hasta u$s100.000 para aquellos que contaban con un crédito hipotecario ya otorgado, nada hizo para reactivar la venta de inmuebles.

Desde el sector le presentaron al gobierno un proyecto que buscaba autorizar la compra de dólares -por encima del límite- para los casos de primer hogar para propiedades de hasta 220.000 uva, lo que equivale a poco más de u$s147.000. Llegaron las elecciones y a pesar de las constantes reuniones, la resolución jamás se publicó. Con el nuevo escenario nadie cree que la situación se destrabe antes del 10 de diciembre, día en que asumirá como presidente Alberto Fernández.

“El endurecimiento del cepo no afecta mucho porque con el que ya regía nadie podía ahorrar en divisa estadounidense para comprar una propiedad, claramente la medida no nos beneficia”, indicó Ariel Champanier, presidente de Remax Premium. Lo mismo cree Diego Migliorisi, socio gerente de la inmobiliaria que lleva su nombre “En mayor medida no afecta porque hay compradores que tienen ahorros en dólares y quienes tienen en pesos tienen la opción de comprar de pozo”, agregó.

Lo cierto es que estas medidas suelen generar un parate a un mercado que ya de por sí está paralizado. “Este tipo de situaciones coyunturales suele generar una breve desaceleración de la actividad, pero es muy temprano para hacer cualquier tipo de análisis. Trabajamos en la Argentina hace 25 años y hemos pasado todo tipo de períodos económicos y políticos, y continuaremos haciéndolo. Las obras que desarrollamos, desde la compra del terreno hasta los permisos y la construcción no demoran menos de 4 o 5 años, por lo que generamos un modelo de negocio resistente a los cambios”, agregó por su parte Gerardo Azcuy, Fundador y director general de Azcuy.

Hasta el 10 de diciembre

Todos los brokers consultados coinciden en que la clave para sobrevivir de acá hasta la asunción del presidente electo Alberto Fernández es ser cautos. “Es un periodo de transición y como tal hay que ser cautos e ir viendo cómo se comporta la economía, pero en nuestro caso vendemos a un mercado de nicho que es menos susceptible a los vaivenes económicos” agregó Gerardo Azcuy. Para Migliorisi serán días tranquilos “si el mercado ve una transición calma, más rápido se va a recuperar”.

En un tono positivo Champanier considera que al haberse disipado la incertidumbre ahora comenzarán a concretarse operaciones que estaban pendientes. “Se empezaran a cerrar negocios que quedaron a la espera del resultado de las elecciones, soy optimista de estos últimos 2 meses del año”, sostuvo.

Desde el sector le presentaron al gobierno un proyecto que buscaba autorizar la compra de dólares -por encima del límite- para los casos de primer hogar para propiedades de hasta 220.000 uva, lo que equivale a poco más de u$s147.000. Llegaron las elecciones y a pesar de las constantes reuniones, la resolución jamás se publicó. Con el nuevo escenario nadie cree que la situación se destrabe antes del 10 de diciembre, día en que asumirá como presidente Alberto Fernández.

“El endurecimiento del cepo no afecta mucho porque con el que ya regía nadie podía ahorrar en divisa estadounidense para comprar una propiedad, claramente la medida no nos beneficia”, indicó Ariel Champanier, presidente de Remax Premium. Lo mismo cree Diego Migliorisi, socio gerente de la inmobiliaria que lleva su nombre “En mayor medida no afecta porque hay compradores que tienen ahorros en dólares y quienes tienen en pesos tienen la opción de comprar de pozo”, agregó.

Lo cierto es que estas medidas suelen generar un parate a un mercado que ya de por sí está paralizado. “Este tipo de situaciones coyunturales suele generar una breve desaceleración de la actividad, pero es muy temprano para hacer cualquier tipo de análisis. Trabajamos en la Argentina hace 25 años y hemos pasado todo tipo de períodos económicos y políticos, y continuaremos haciéndolo. Las obras que desarrollamos, desde la compra del terreno hasta los permisos y la construcción no demoran menos de 4 o 5 años, por lo que generamos un modelo de negocio resistente a los cambios”, agregó por su parte Gerardo Azcuy, Fundador y director general de Azcuy.

Hasta el 10 de diciembre

Todos los brokers consultados coinciden en que la clave para sobrevivir de acá hasta la asunción del presidente electo Alberto Fernández es ser cautos. “Es un periodo de transición y como tal hay que ser cautos e ir viendo cómo se comporta la economía, pero en nuestro caso vendemos a un mercado de nicho que es menos susceptible a los vaivenes económicos” agregó Gerardo Azcuy. Para Migliorisi serán días tranquilos “si el mercado ve una transición calma, más rápido se va a recuperar”.

En un tono positivo Champanier considera que al haberse disipado la incertidumbre ahora comenzarán a concretarse operaciones que estaban pendientes. “Se empezaran a cerrar negocios que quedaron a la espera del resultado de las elecciones, soy optimista de estos últimos 2 meses del año”, sostuvo.

 

 

 

 

 

Fuente: Ambito financiero


Su servidor no soporta flash players o javascripts, use por favor cualquiera de los siguientes links
Publi Horizonte Digital

Formulario de acceso