cafiero 696x391

La buena recepción que logró el Ejecutivo con el decreto de aumento a privados animó a los funcionarios a explorar su extensión en el tiempo.

 

La buena recepción que tuvo entre empresarios y patronales la suma fija en dos cuotas, da impulso a la nueva iniciativa del Gobierno nacional.

Lo ideal para el Ejecutivo sería universalizar las sumas fijas en cada paritaria y diferir el inicio de las discusiones por porcentaje hasta después de abril. Ese momento sería clave puesto que los funcionarios tienen la expectativa de haber promovido una baja concreta en el ritmo inflacionario.

Para el equipo de Alberto Fernández se trata de un mecanismo viable para contener la inflación y al mismo tiempo sostener el poder adquisitivo de los trabajadores más postergados.

Propuesta

La alternativa formó parte de las charlas que tuvo ayer el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, con los dirigentes docentes Hugo Yasky (líder de la CTA de los Trabajadores), Roberto Baradel (Suteba, bonaerenses) y Eduardo López (UTE, porteños), y con los líderes estatales Andrés Rodríguez (UPCN) y Hugo “Cachorro” Godoy (ATE). Vale destacar que el oficialismo cuenta con el apoyo de una gran sector de la dirigencia gremial, lo que facilitaría la medida.

Leer también: Sergio Chodos, el enviado para abrir las negociaciones con el FMI

Se trata, además, de una suerte de réplica sobre el sector privado de las previsiones que el Ejecutivo tiene para las jubilaciones. Es decir, la suspensión de la movilidad implementada por Cambiemos y su reemplazo por subas por decreto. Con mayor atención sobre los perceptores de los haberes mínimos.

En ambos casos los perjudicados serían los de salarios más altos y los jubilados que perciben por encima de la mínima. Quedarían necesariamente postergados hasta la reanudación de las paritarias y la sanción de una nueva movilidad, respectivamente.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Fuente:  Ámbito Financiero
 

Horizonte Radio En Vivo

Publi Horizonte Digital

Formulario de acceso