lujannnnn2020

Volvió al país en diciembre, tras una escala en el Vaticano, partirá este sábado desde el puerto de Ushuaia y será llevada hasta la Base Belgrano, a sólo 1200 kilómetros del Polo Sur.

 

Un sentimiento extendido de Patria y emoción recorrió el silencio del escenario austral. En el Puerto de Ushuaia, donde atracó este viernes ese coloso de los mares que es el rompehielos Almirante Irízar, sucedía algo especial. El buque se prepara para iniciar una nueva Campaña Antártica, pero esta vez la odisea a través de las aguas heladas contará con una compañía que a nadie le resulta indiferente: una virgen que porta bendiciones y también una historia íntima de la guerra de Malvinas.   

En una emotiva ceremonia, las autoridades del buque recibieron a bordo la imagen de la Virgen de Luján que estuvo en Malvinas, iluminando la huella de los combatientes argentinos, fue llevada luego de la guerra a Gran Bretaña y, al cabo de 37 años, fue devuelta a la Argentina el 30 de octubre pasado. Para la imagen es un regreso a los territorios abandonados por la fuerza cuando todavía humeaban los campos de batalla.

La Virgen arribó país luego de una ceremonia en el Vaticano presidida por Papa Francisco, donde los obispos castrenses de Argentina e Inglaterra intercambiaron idénticas imágenes, una real y otra réplica fiel de la Virgen de Luján.

Desde entonces la imagen mariana que trajinó Malvinas ha estado en constante peregrinación por todo el país. El 30 de diciembre arribó a Ushuaia y este viernes fue recibida por autoridades de la Armada Argentina y del COCOANTAR (Comando Conjunto Antártico) en el muelle Orión donde permanece atracado el rompehielos y se alista para zarpar hacia la Antártida.

La imagen arribó a la planchada del Irízar acompañada por el capellán Pablo Caballero, los ex combatientes Conrado Zamora (57), Daniel Arias (57) ambos del CEMU, Centro de Combatientes de Malvinas en Ushuaia y por Carlos Cabrera y Martín Ortiz, hijos de veteranos.

“Esa imagen es la misma que acompañó a nuestros solados y peregrinó a Malvinas el día 8 de mayo de 1982, que es el día de la virgen de Luján. Lo sorprendente es haber podido colocar la mano en el mismo lugar donde lo hizo el padre Martinez Torrens, 38 años atrás.

Este sábado, cuando zarpe el Irizar, la virgen emprenderá la primera peregrinación antártica por las 6 bases permanentes que Argentina despliega en el continente blanco.

El capellán castrense Luis Scrinzi será el encargado de llevar la imagen por las bases permanentes Orcadas, Carlini, Belgrano 2, Esperanza, Brown y San Martín como así también celebrar la misa con su imagen para las dotaciones de antárticos que ya están al tanto y reclaman su visita.

“La presencia de la madre hace que el corazón se estremezca porque una madre lo único que hace es derramar amor”, dice Scrinzi y se expresa respecto de la soledad antártica: “Lo espiritual no está alejado de la realidad sino todo lo contrario. Todas las emociones se ordenan en lo espiritual, cuando uno se siente vulnerable tiene que apoyarse en lo espiritual”, enfatiza.

Será la primera peregrinación de una virgen a la Antártida. “La virgen Malvinera hará su primera parada en la base Orcadas, el primer establecimiento humano permanente en la Antártida, del cual este 22 de febrero se cumplen 116 años”, subrayó el comandante del rompehielos Almirante Irízar, Maximiliano Mangiaterra. Y agregó: “Esta Virgen, que noblemente acompañó a los combatientes en Malvinas, llegará hasta el extremo de la patria, la base Belgrano 2, la más austral que posee la Argentina, en el sur del mar de Weddell sobre la costa Confín. Ahora además de Malvinera será una virgen antártica", concluyó el comandante.

 

 

Recuperación milagrosa

Un viernes santo, el 9 de abril de 1982, la imagen de virgen de Luján llegó a las islas traída por el capellán mayor de la Fuerza Aérea Argentina, monseñor Roque Manuel Puyelli. Pronto el aeropuerto fue el principal blanco de bombardeos y la imagen fue trasladada a la Capilla Santa María en el centro de Puerto Argentino. Desde allí, el capellán del Ejército Vicente Martínez Torrens trasladaba la imagen de la virgen hasta las trincheras.

El 8 de mayo, día de la virgen de Luján, la imagen salió de la capilla e hizo una importante procesión por la costa, por el centro y por las partes rocosas de Puerto Argentino, al tiempo que celebró misas en varias trincheras. Finalizada la guerra, el monseñor británico Dan Spraggon hizo gestiones para que la imagen permaneciera en la sede del obispado castrense británico, en la ventana oriental de la Catedral de San Miguel y San Jorge de Aldershot.

En 2016, en La Gaceta Malvinense, el médico militar inglés James M. Ryan, reveló que la imagen se encontraba en la catedral castrense de Gran Bretaña. Pasaron dos años hasta que un grupo de fieles de Quilmes, se contactaran con ex combatientes que se acercaron al obispo castrense para pedir su restitución a Inglaterra.

El 30 de octubre en el Vaticano, con la bendición del papa Francisco, el capellán militar de británico, Paul Mason, entregó la imagen de la virgen, al tiempo que el obispo castrense argentino le donó a su par del Reino Unido otra imagen de la Virgen de Luján, para ser emplazada en el mismo lugar en la catedral Inglesa.

Desde entonces, y tras 37 años, la virgen malvinera trajina la tierra, el aire y el mar de su patria.

 

 

 

Fuente: Clarín


Horizonte Radio En Vivo

Publi Horizonte Digital

Formulario de acceso