En el filo del inicio de la feria judicial, el juez federal Sebastián Casanello elevó a juicio oral la causa por lavado de dinero en la que se investiga a Lázaro Báez.

El proceso abarcará a los cuatro hijos del empresario patagónico, al financista Federico Elaskar, al empresario Leonardo Fariña y otras más de veinte personas, todas acusadas por el delito de lavado de activos, con relación a fondos que circularon a través de la financiera SGI, conocida como "La Rosadita".

Tal como lo había solicitado el fiscal Guillermo Marijuán al reclamar la elevación a juicio, se juzgará además al abogado Jorge Chueco, al contador Daniel Pérez Gadín, Fabián Rossi (exmarido de la vedette Ileana Calabró) y el empresario Carlos Molinari, este último quien pagó la boda entre el mediático y la modelo Karina Jelinek.

Con la elevación del expediente a juicio, el Tribunal Oral deberá fijar fecha de realización del proceso.

Por lo pronto, Báez ya lleva más de un año y medio detenido y llegará en esa condición a juicio oral, al igual que su abogado Chueco y el contador Pérez Gadín, mientras que el resto se encuentra en libertad.

Báez cuenta con tres procesamientos por lavado de dinero, en tanto que sus cuatro hijos están acusados por el mismo delito: una de las acusaciones es por haber recibido dinero de la obra pública durante el kirchnerismo.

La detención de Báez se produjo en abril de 2016 luego de que se conociera un video de la financiera SGI, más conocida como "La Rosadita", en el que se veía a su hijo Martín y otras personas ahora imputadas contando varios millones de dólares, lo que -según el juez- fue producto de maniobras de lavado originadas en la evasión de impuestos y el uso de facturas truchas.


Su servidor no soporta flash players o javascripts, use por favor cualquiera de los siguientes links
Publi Horizonte Digital

Formulario de acceso