feret 696x404

El funeral se hizo en la Catedral de Almería. Unas 6.000 personas se acercaron al lugar.

Una multitud se acercó a la Catedral de Almería, en España, para despedir a Gabriel Cruz, el nene de ocho años desaparecido el 27 de febrero cuyo cuerpo fue hallado en el baúl del auto de Ana Julia Quezada, la pareja de su padre.

Reunidos afuera de la catedral, los vecinos apoyaron a los padres del pequeño al grito de “ánimo” y “todos con Gabriel”. Se instalaron pantallas gigantes junto al templo para dar “mayor acceso” a los que quisieron asistir.

Los padres del chico, Angel Cruz y Patricia Ramírez, se dirigieron a los medios de comunicación para agradecer “el apoyo recibido estos días” y pedir intimidad a partir de ahora.

El ministro del Interior de España, Juan Ignacio Zoido, participó emocionado de la ceremonia. Dejó en claro que el PP no está solo en la defensa de la prisión permanente revisable, porque cuenta con un amplio respaldo de la sociedad.

Al finalizar la ceremonia, el féretro abandonó la catedral acompañado por el Obispo de Almería, Adolfo González Montes. Durante su sermón en la misa, dijo que el pequeño “no tuvo tiempo de que su corazón se pervirtiera de la maldad que transversalmente asola al de todos los adultos”.

El obispo sostuvo que el crimen de Gabriel Cruz es un “reflejo de la mente y corazón enfermos” de las personas que habitan este mundo. Y agregó que su muerte violenta lo acerca a la de Jesucristo y lo “identifica” con el “cruel” fin del hijo de Dios en su “pasión y cruz”.

El lunes por la tarde, la capilla ardiente del pequeño Gabriel, instalada en el Palacio Provincial de la Diputación de Almería, fue visitada por unas 6.000 personas.

Gabriel Cruz desapareció el 27 de febrero tras salir de la casa de su abuela para dirigirse a la de unos familiares, situada a escasos metros en la comarca de Las Hortichuelas, en Níjar, Almería. Desde entonces, el chico estuvo desaparecido doce días y su intensa búsqueda había acaparado la atención del país.

La dominicana Ana Julia Quezada mantenía desde hacía unos meses una relación con el padre del menor. La mujer –que permanece detenida– estaba en la mira de la Policía desde que el sábado 3 de marzo avisó a los agentes tras supuestamente haber descubierto una camiseta blanca que contenía restos de Gabriel en una zona que ya había sido previamente rastreada.


La mamá también sospechaba que la madrastra era la asesina

patricia ramirez

Patricia Ramírez rompió el silencio y explicó que no podía decir nada porque era parte de la investigación. "Yo temía que fuera así", remarcó.

El crimen de Gabriel, el nene de ocho años que fue encontrado muerto en el baúl del auto de su madrastra, dejó conmocionada a España. Los investigadores tenían bajo la mira a Ana Julia Quezada, la pareja del papá de la víctima, desde los primeros interrogatorios, pero no fueron los únicos. La mamá del nene, Patricia Ramírez, también sospechaba que la mujer escondía algo.

"Tenía la esperanza de ablandarla y de que se viniera abajo. De que en algún momento lo soltara", expresó en una entrevista en la cadena Cope. "Yo temía que fuera así. Pero no se podía decir nada, porque era parte de la investigación", explicó consternada.


El crimen de Gabriel: la autopsia confirmó que murió estrangulado

autopsia 1

El nene, de ocho años, estuvo desaparecido durante 12 días. La última vez que lo vieron fue cuando salió de la casa de su abuela para ir a visitar a un primo, en la localidad Las Hortichuelas. Pero nunca llegó.

Los agentes de la Guardia Civil detuvieron el domingo a su madrastra, Ana Julia Quezada, cuando encontraron su cuerpo en el baúl de su auto. La mujer estaba estacionando su vehículo en la puerta de su edificio.

En las imágenes que se difundieron de su arresto, la sospechosa gritó que era inocente y que no había hecho nada. Hasta que fue confrontada con la evidencia y confesó. "Lo siento, te quiero, he sido yo", dijeron los vecinos que le susurró a su pareja cuando se la llevaban.

Aunque todavía no está claro el móvil del crimen, la autopsia confirmó que Gabriel murió estrangulado. Y hasta el momento, Quezada es la única sospechosa y detenida por el caso, ya que sostienen que actuó sola.

Ahora, la Guardia Civil tiene previsto realizar una reconstrucción de los hechos para entender qué fue lo que sucedió.

Todavía el móvil del crimen es incierto. Una de las hipótesis sería un "motivo emocional": celos enfermizos de la buena relación que tenía Gabriel con su papá. Aunque también barajan que la causa pudo haber sido el dinero, ante una posible estrategia para cobrar un rescate.

 

Fuente: Clarín/TN


Su servidor no soporta flash players o javascripts, use por favor cualquiera de los siguientes links
Publi Horizonte Digital

Formulario de acceso