3092649w380
La bajante del río Paraná es motivo de preocupación. Aconsejan seguir el monitoreo día a día.

Los especialistas afirman que el panorama es preocupante. “Tendremos el peor verano de la historia”, enfatizó el titular de la Cámara Náutica de Rosario, Daniel Racca a La Capital. En 2009, la altura del río fue de sólo un metro y ayer estaba en 1,29, pero el Instituto Nacional del Agua (INA) prevé 1,50 para noviembre.

Prevención

En el caso de los buques mercantes, se debe respetar una distancia mínima de 60 centímetros entre la quilla y lecho del río. Esto sobre el canal de navegación de 9,60 metros en la hidrovía.

En lo que respecta a las embarcaciones deportivas, se redujo el espacio para navegar. Delimitado por boyas rojas. Se trata de una zona ubicada por fuera del canal de navegación.

Esa “calle” para veleros y otras pequeñas embarcaciones oscila hoy entre los 30 y los 150 metros. “Hay que observar las medidas de seguridad. Si esta bajante se mantiene, habrá una disminución de embarcaciones deportivas en el agua. Hacia la zona de islas no están pudiendo entrar, se les complica salir desde la costa. Además, los clubes náuticos están estaqueando los barcos para que se mantengan adrisados (derechos)”, narró Rosende.

Bancos de arena y bajofondos

Uno de los inconvenientes con el río bajo es el surgimiento de relieves, bancos de arena y bajofondos, que ponen en jaque a las embarcaciones y presentan riesgo de accidente.

El registro de altura de ayer, se aproxima peligrosamente al récord de los últimos 10 años, cuando el Paraná llegó a tan sólo un metro de altura. Fue en marzo de 2009.

“Por lo que dice el pronóstico hidrometeorológico, el nivel de precipitaciones en la cuenca es escaso o restringido. La falta de precipitaciones hará que todo se vea afectado”, destacó Rosende.

 
 
 
 
 
Fuente: Sin Mordaza

Su servidor no soporta flash players o javascripts, use por favor cualquiera de los siguientes links
Publi Horizonte Digital

Formulario de acceso