La reanudación de la discusión paritaria en la provincia tropezó con un conflicto inesperado. El gobierno formuló su oferta – 17% escalonado en tres etapas, hasta enero próximo- y la aceptaron todos los gremios, menos Amsafé. El sindicato que representa a los docentes de escuelas públicas rechazó la propuesta y votó un plan de lucha que arranca el próximo miércoles con un paro de 24 horas. La reacción fue calificada como "desproporcionada" por parte del gobierno; el ministro de Trabajo avisó que descontarán los días, que no habrá nueva propuesta y que sólo cobrarán el aumento aquellos trabajadores cuyos gremios hayan aceptado. Juan Manuel Pusineri tildó, además, de "contradictoria" la actitud de la conducción de Asmafé que aceptó una oferta a nivel nacional, inferior a la planteada en la provincia. Y atribuyó el conflicto a "una interna sindical".
 Crédito: Pablo Aguirre
La titular del gremio, Sonia Alesso, rechazó los dichos del ministro; y en diálogo con El Litoral, fundamentó el rechazo. "Hubo varios elementos y actores que influyeron; uno es el salarial donde se plantea el tema de los tramos y de que una parte del aumento será recién el año que viene. Había malestar por el blanqueo que se fue posponiendo y temas muy puntuales como las problemáticas con Iapos y plus médicos que están cobrando varias clínicas o prestaciones que no se están dando. La votación fue muy numerosa, con más de 28 mil docentes que participaron; fueron votaciones divididas en casi todos los departamentos. Tanto en las mociones de aceptación como de rechazo, estaban planteados estos temas y aun en la aceptación, estaban estos reparos. Eso es lo que definió la votación y el plan de lucha más el pedido de una nueva convocatoria", describió.
- ¿El conflicto responde a una interna sindical, como dijo el ministro?
- Sobre el tema de la interna, me parece que no corresponde que un funcionario opine sobre las cuestiones de los gremios, menos el ministro de Trabajo que debería ser neutral y que es quien convoca a las paritarias y tiene que hacer lo posible para que si hay un conflicto, se destrabe. No es un problema interno de Amsafé porque si uno ve la votación, es evidente que hubo votos por la aceptación y el rechazo en todos los departamentos. No tiene que ver con una cuestión interna; hay que hacer otros análisis sobre temas más profundos.
- ¿No es contradictorio que hayan aceptado un 45% a nivel nacional y rechazado un 52% en la provincia?
- Con respecto a la paritaria nacional, debo decir que fue casi un mes antes (que la provincial). Y nosotros habíamos reclamado incluso desde agosto y de manera incesante, la necesidad de convocatoria porque estábamos cercanos a la inflación y era necesario actualizar. Los precios siguieron aumentando después de eso; es más, la paritaria nacional tiene una nueva revisión ahora en noviembre. Y creo que por cómo se va dando la evolución de los precios, va a volver a estar el tema en discusión también a nivel nacional. Hubiera sido muy distinto si nos hubieran convocado antes. 
- ¿Es un paro desproporcionado, como dijo Pusineri?
- No me parece que el ministro tenga que opinar sobre eso. Me parece que no corresponde. Es la moción que votaron los docentes; había otras mociones, incluso para la aceptación o rechazo sin paro, pero no fueron las más votadas.
- ¿Se puede respetar el derecho a huelga y a renglón seguido anunciar que se va a descontar el día?
- No es la solución. Acá el problema es político; no es formal ni legal. Frente a un conflicto, lo que hay que hacer es agotar las vías para solucionarlo o al menos detenerse a pensar qué lo motivó. Creo que el gobierno debería hacerse cargo de varios de los errores cometidos en estos dos años. Decir que se descontarán los días es un apriete, por supuesto, que no cae bien.
 
- ¿Qué análisis hacen puertas adentro del gremio respecto de resultados cada vez más ajustados en las votaciones? ¿Hay una representatividad de la conducción que empieza a mellarse?
- No, yo creo que no. Hay lugares donde ganó la aceptación y otros donde ganó el rechazo. No tiene que ver con eso; tiene que ver con que ese clima de malestar estaba en toda la provincia. El problema no pasa por lo que propongan las conducciones departamentales o provinciales; el problema va más allá de eso. Hay causas profundas para analizar; hay temas asociados a la pandemia; lo que significó y lo que estamos viviendo en esta pospandemia que deja mucho estrés y estados de ánimo que hay que registrar. El año pasado y éste fueron muy difíciles para los docentes. Mucho de eso explica parte de esta votación que nosotros, por supuesto, estamos analizando también y discutiendo, reuniéndonos con los delegados en todos los departamentos. Es importante analizar la situación de cada departamento para saber cuál es la problemática de cada lugar. Hay que hacerlo en forma reflexiva y estudiando la situación. Somos un gremio democrático, le guste a quien le guste. La moción que gana es la más votada.
- ¿Si se adelanta el 2% previsto para enero, podría destrabarse el conflicto?
- Creo que se tendría que convocar a la paritaria y ahí discutir; hay cuestiones salariales y otras no salariales que hay que resolver.
Fuente: El Litoral