Un proyecto de ley que se debate en la Legislatura provincial promueve que los funcionarios públicos de los tres poderes del estado se sometan en forma periódica test de narcolemia. “De esa forma nos aseguraremos que nadie vaya a ejercer su función bajo los efectos de narcóticos”, señaló el autor de la iniciativa, el diputado de la Coalición Cívica Sebastián Julierac Pinasco.

En declaraciones al programa “El primero de la mañana” de LT8, el legislador aclaró que la iniciativa incluye a funcionarios con el cargo de directores para arriba de los tres poderes del estado, de los entes autárquicos de la provincia y principalmente de la policía”.
El procedimiento se realizó en la zona de la Costanera Central. 
Dos adultos con un menor en moto: el conductor dio positivo en cocaína y marihuana
“Tenemos que combatir el consumo de drogas y el narcotráfico. Y uno no puede ir alcoholizado a trabajar. Es algo de sentido común, y menos bajos los efectos de una droga ilegal. Se busca que el funcionario público que asume un cargo o es electo para representar a los santafesinos no cumpla su trabajo bajo los efectos de estupefacientes”, agregó.
“Acá no hay una cuestión de persecución penal a quien consume. Una cosa es que alguien se drogue en la intimidad, eso no se puede controlar. Pero si el día que va a ejercer la función pública está bajo los efectos de drogas, directamente no debe hacerlo, no está en condiciones de hacerlo”, agregó.
"No se puede legislar drogado"
El diputado señaló que a la persona que le diera positivo el test de narcolemia “no se la va a echar, pero recibirá una suspensión para que pueda tratarse y cuando desde la parte médica se establezca que puede reintegrarse se podrá reincorporar. Si se hace un segundo test y le vuelve a dar positivo, se contemplan distintas instancias. Siempre se le dará la oportunidad de hacer un tratamiento para que se recupere”.
“No se puede tener a un policía con un arma, combatiendo el narcotráfico bajo los efectos del consumo de drogas. Tampoco un diputado puede estar legislando drogado. Las medidas de sanción pueden ser preventivas, pero es muy difícil que un adicto reconozca su enfermedad. En puntos extremos, piden ayuda, pero en la mayoría de los casos no reconocen la adicción”, subrayó Julierac Pinasco.
El legislador sostuvo que en provincias como Tucumán y Tierra del Fuego “se han presentado iniciativas similares", y finalizó: "Se presentó en el Congreso Nacional. Nosotros tenemos que dar el ejemplo como representante de la ciudadanía de que no tenemos adicciones, ni debilidad en la lucha contra el narcotráfico desde nuestra función. Seré el primero en hacerme el narcotest”.
Fuente: La Capital